No menu items!
12 junio, 2021
Sáb, 12 junio, 2021

Producción de pollos y el bienestar no son incompatibles

Recomendados

Benjamín Ruiz
Benjamín es un especialista en nutrición, alimentos balanceados, producción animal y avicultura con más de 20 años de experiencia en la industria. Posee una licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad Iberoamericana en México, DF, y una maestría en Nutrición y Producción Animal de Cornell University (Ithaca, NY, EE.UU.). Diplonado en Traducción Inglés-Español de la Universidad Iberoamericana y un diplomado en Terminología de El Colegio de México.

La presentación de Santiago Avendaño de Aviagen en el webinar de ALA mostró lo que trabaja la industria para mejorar parámetros de eficiencia y resolución de problemas de bienestar animal con base genética en pollos de engorde

Para Santiago Avendaño, director global de Genética de Aviagen en Escocia, la investigación y desarrollo (I+D) es el soporte fundamental en el desarrollo genético avícola, concepto que manejó durante su presentación en el webinar de «La industria avícola latinoamericana y el bienestar animal» de la Asociación Latinoamericana de Avicultura presentado este 13 de mayo de 2021. El webinar continuará hoy 14 de mayo de 2021.

En su tema «El reto de adaptar las razas cárnicas a las legislaciones vigentes de bienestar animal«, habló primero de la preponderancia que tiene ya la carne de pollo en el consumo mundial de proteína animal. Por ejemplo, en los países en desarrollo se espera que haya un incremento del 50% del consumo hacia 2029, comparado con 10 años antes.

El desafío del desarrollo genético también está ligado a la sustentabilidad, pues el hecho de mejorar la conversión alimenticia en 25 a 30 g menos de alimento por año es uno de los factores clave ante esta indiscutible realidad. Lo mismo es con la producción de CO2, ya que el desarrollo genético disminuye la huella de carbono de la producción.

Al adentrarse más en el tema de bienestar animal, el Dr. Avendaño habló del examen pormenorizado que ellos hacen para evaluar aspectos como la dermatitis podal, las patas, el modo de andar (conocido en inglés por gait), la saturación de O2 en la sangre o la constitución esquelética para poder identificar problemas clínicos y subclínicos.

En el desarrollo genético para el bienestar animal y la producción más eficiente no se utiliza ningún animal con defectos para la selección, pues utilizan un descarte muy riguroso para evitar transmitir problemas.

Desde luego, la selección genética no es una tarea fácil, máxime cuando se tienen que satisfacer una serie de exigencias que no solo tienen que ver con una mejor y más eficiente producción, sino con el consumidor, tan ajeno a la realidad de la producción agropecuaria.

Un ejemplo de esto es la salud esquelética, pues a mayor peso vivo del ave, hay una peor calidad de patas o saturación de oxígeno. Entonces, hay que saber llegar al mejor peso vivo del pollo para que tenga bienestar.

Es imprescindible tener un mejoramiento genético equilibrado, con objetivos de selección que permitan mejorar simultáneamente aspectos productivos y de bienestar animal. Además de lo mencionado anteriormente, también están aspectos del procesamiento como la calidad y rendimiento de la carne, o en las reproductoras, características como la postura y los nacimientos. Esta estrategia brinda sustentabilidad del mejoramiento genético a corto y largo plazo, pero para la cual es esencial invertir en I+D.

Más adelante, el Dr. Avendaño mencionó el documento de la EFSA, la Agencia Europea de Seguridad (Inocuidad) Alimentaria, publicado n 2010 que se titula Study of the impact of genetic selection on the welfare of chickens bred and kept for meat production. De acuerdo con este informe los principales problemas de bienestar animal que tienen base genética son el esqueleto, la dermatitis, la ascitis y el síndrome de la muerte súbita. Estos se relacionan con la mayor velocidad del crecimiento, según la EFSA.

Por ello, Aviagen ha incluido en sus objetivos de selección la mejora genética de la salud esquelética, función cardiovascular y viabilidad, lo cual está documentado en un informe comisionado de la UE.

Junto con estos esfuerzos, la UE también ha elaborado reglas mínimas para la protección de las aves de producción de carne, centradas básicamente en la densidad de kg producidos y aves por m2, así como de un mínimo de horas de oscuridad.

Estos cambios también han llevado al desarrollo de estirpes de lento crecimiento y a sistemas de producción alternativos, como los free-range u orgánicos, tan extendidos en Europa. Estos productos van ligados al poder adquisitivo de poblaciones en países desarrollados como Holanda, Francia o Alemania, pues les permite preocuparse por el bienestar animal, normas de producción y sustentabilidad.

Para Aviagen, como casa genética, todos estos desarrollos le han significado un requerimiento de un amplia grupo genético, trasladado a un portafolio diverso para varias necesidades.

Finalmente, Santiago Avendaño dijo que la producción y el bienestar animal no son incompatibles. La mejora genética equilibrada debe ser para satisfacer los amplios requerimientos y tendencias. Esto es un proceso continuo y dinámico para el desarrollo de nuevas estripes basado en la estrategia de invertir en I+D.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img

Últimas noticias