No menu items!
26 noviembre, 2021
Vie, 26 noviembre, 2021

Convertir factores antinutricionales en nutrientes utilizables

Las fitasas y xilanasas facilitan una mayor extracción de nutrientes, reducen el impacto en el medio ambiente y el costo del alimento, sin afectar la productividad del ave

Recomendados

Las fitasas y xilanasas son enzimas muy conocidas y utilizadas en la nutrición y producción avícola. En realidad, la historia de las enzimas en producción animal comienza con la fitasa con la idea de romper las moléculas de fitato en cereales y oleaginosas, para hacer más biodisponible el fósforo.

El fitato es la principal fuente de fósforo en los ingredientes de alimentos balanceados, pero liga importantes minerales, aminoácidos y proteínas. De esta manera, como las aves no los descomponen, estos nutrientes quedan ligados y por tanto subutilizados, para al final excretarse como tales.

La xilanasa -una carbohidrasa- se utiliza para descomponer los arabinoxilanos de la fibra, compuestos que disminuyen la digestibilidad y aumentan la viscosidad del alimento, pues constituyen una gran proporción de esta. Al romperse esta cadenas en compuestos más pequeños, el animal es capaz de utilizarlos y además tienen un efecto prebiótico, un tema para desarrollar aparte.

Las xilanasas aumentan la digestibilidad del alimento, pues se da la fermentación de la fibra. De esta manera, se extrae la mayor cantidad posible de nutrientes de las materias primas y se reduce el costo del alimento. Sin embargo lo más importante es que no se penalizan los resultados productivos de los animales cuando se utilizan en conjunto ambas: Quantum Blue (fitasa) y Econase XT (xilanasa).

Trabajo en conjunto

Al usar enzimas, los factores antinutricionales que son aquellos que impiden el uso de nutrientes y que son perjudiciales o que afectan la viscosidad en el tubo gastrointestinal, pasan a ser factores aprovechables. Con Quantum Blue se libera fósforo del fitato y con Econase XT se producen xilooligosacáridos (XOS) a partir de los arabinoxilanos.

De esta forma, algo que no se podía utilizar, ahora sí se puede aprovechar, además de que aportan más cosas. Por eso, la magia que surge de estas dos enzimas se da cuando trabajan en conjunto en la estrategia MMN (Máxima Matriz Nutricional). El usar ambas enzimas y a dosis altas, va a permitir que factores antinutricionales intrínsecos de las materias primas se puedan eliminar y puedan ser utilizados, mediante la liberación de nutrientes de ellos.

Por qué usar matrices robustas de formulación

Conforme se ha sofisticado el uso de la estrategia MMN, AB Vista ha desarrollado matrices de formulación que están a disposición del nutricionista. Cuando se usan ambas enzimas en conjunto, las matrices tienen tres pilares fundamentales: minerales, energía y aminoácidos.

Estos tres pilares son común denominador en todas las casas que producen enzimas, pero no por eso son iguales. Es fundamental que sean robustas y seguras, y por lo tanto, se hayan desarrollado y probado en numerosos escenarios, ya sea en planos académicos como en campo.

Estrategia de MMN (Máxima Matriz Nutricional)

Los tiempos presentes son especialmente importantes por el alto costo de las materias primas y los problemas de transporte y logística. Los productores de proteína animal se enfrentan a dificultades, porque el alto costo de las materias primas no se ha podido trasladar del todo al producto final.

Para que el avicultor sea rentable, necesita tener productos, servicios, estrategias y soluciones. En esta estrategia con fundamento en los tres pilares antes mencionados de minerales, energía y aminoácidos, lo que se pretende es aplicar una matriz completa, para sacar lo máximo que las enzimas puedan de los sustratos. De esta forma, se reduce el costo del alimento de forma drástica e inmediata.

El impacto en la formulación es evidente y sobre todo en el costo, con ahorros en el orden de 20€ a 25€ por tonelada de alimento. Con esto, lo que se busca es mantener los buenos resultados productivos óptimos, pero con la máxima utilización de nutrientes en la formulación del alimento, disminuyendo drásticamente el costo y mejorando la huella de carbono. Así, se cumple el objetivo de la estrategia de usar una matriz robusta completa, bajar el costo del alimento y no afectar los resultados en producción (consumo de alimento, conversión alimenticia y ganancia de peso).

Vale la pena mencionar que las matrices varían de acuerdo con el grano que se utiliza. Por ejemplo, las dietas con trigo o cebada son más viscosas que las de maíz. Para ello AB Vista cuenta con dos tipos de matrices que varían en cuanto a la energía que se aplica, en función de la viscosidad del grano que se utilice. Esto se debe gracias a las investigaciones y pruebas que se han llevado a cabo.

El análisis, un complemento

Como complemento, AB Vista ofrece el servicio de análisis del contenido de fitato en la dieta y del tipo y perfil de fibra, para saber el sustrato con el que vamos a trabajar y poder usar mejor las enzimas. Así se puede conocer en qué sustrato están actuando las enzimas. Cabe resaltar que los análisis que se hacen son mediante NIR, que brinda gran rapidez y confiabilidad para obtener resultados.

Además, AB Vista también ofrece el servicio de análisis de recuperación enzimática en alimentos balanceados, para comprobar que la actividad enzimática que se añade sea lo que actúa sobre el sustrato, la que finalmente tiene nuestros alimentos y verificar que los valores esperados son iguales a los reales.

Estos análisis no solo corroboran lo que se ha formulado, sino que complementa la estrategia para reducir costos, mantener la productividad animal y tener un efecto positivo sobre la reducción de desperdicios en el medio ambiente.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las novedades de la industria en la región

Gracias por suscribirse