No menu items!
18 agosto, 2022
Jue, 18 agosto, 2022

¿Buenos resultados?: cuide el tracto gastrointestinal

Para Alltech, en las vellosidades intestinales de las aves se encuentra la clave para obtener buenos pesos corporales, buenas conversiones alimenticias y buenos resultados en general en la producción

Recomendados

Benjamín Ruiz
Benjamín Ruiz
Benjamín es un especialista en nutrición, alimentos balanceados, producción animal y avicultura con más de 20 años de experiencia en la industria. Posee una licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad Iberoamericana en México, DF, y una maestría en Nutrición y Producción Animal de Cornell University (Ithaca, NY, EE.UU.). Diplonado en Traducción Inglés-Español de la Universidad Iberoamericana y un diplomado en Terminología de El Colegio de México.

Un animal se desarrolla con base en dos cosas: la genética y lo que está alrededor de la genética. En este punto nos referimos a la nutrición, a cómo se desarrolla el ambiente (cama, luz, velocidad del viento, humedad), entre diversos factores. Pero además de eso, tenemos algo sumamente importante, que es el tracto gastrointestinal y su cuidado, pues impacta en el resto del organismo. Es precisamente ahí −donde se digieren los nutrientes− que se van a determinar conceptos como la conversión alimenticia o la ganancia de peso.

Durante la reciente Conferencia ONE de Alltech en mayo pasado, el Dr. Fernando Rutz, gerente técnico de Alltech en Latinoamérica conversó con Cátedra Avícola Latam sobre cómo afrontar las incógnitas que afectan la producción animal.

El Dr. Rutz habló de los aspectos que hay que tener en cuenta, como el cuidado de las vellosidades intestinales. Estas estructuras en forma de filamento incrementan en 15 veces la superficie de absorción del epitelio intestinal. Pero además, las microvellosidades aumentan 30 veces o más esta superficie.

Por esta razón, cuando hay problemas, como en el caso de una enteritis, hay grandes afectaciones en la digestión. Esto a su vez conduce a que haya sustrato donde se acumulen bacterias dañinas, como los clostridios. Cuando aumentan en población estas bacterias, se echa a andar el movimiento antiperistáltico y comienza entonces la enteritis necrótica en el intestino delgado, un gran problema para la industria avícola hoy en día.

Además de los clostridios, las coccidias también son un factor que contribuye a esto. Ambos microorganismos se benefician mutuamente. Al ayudarse el uno al otro se llegan a pérdidas en la producción: peso del ave o del huevo, pigmentación, conversión alimenticia, etc.

Al no haber antibióticos, se necesita de un programa en tres etapas:

  1. Sembrar probióticos que colonizan el intestino,
  2. Alimentar los probióticos con enzimas y ácidos,
  3. Eliminar los patógenos.

Para ello, Alltech cuenta con varios productos que trabajan con bacterias grampositivas y gramnegativas para solucionar estos problemas. De acuerdo con Rutz, “el 80% del éxito de estos programas está en la eliminación de los patógenos”.

El gerente técnico de Alltech en Latinoamérica dijo que tampoco debe uno olvidarse de las micotoxinas. Hay que tomarse en cuenta que incluso los mejores adsorbentes atrapan el 80% de estos compuestos fúngicos, con lo que queda un 20% ahí en el alimento.

Cuando se tiene que usar un ingrediente contaminado, porque no hay otra opción, hay que hacer una corrección en la energía metabolizable, además de más vitaminas y minerales en el inicio.

Si hoy en día un pollo gana 70 g al día, cada hora ganan casi 3 g. Habría que pensar cómo repercutiría esto en millones de pollos, con una sola hora de afectación.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Últimas noticias