No menu items!
27 noviembre, 2021
Sáb, 27 noviembre, 2021

Aprosoja Brasil repudia invasión de su sede en Brasilia

Una empleada tuvo que esconderse en el baño por miedo a ser agredida por las más de 60 personas que participaron en el acto delictivo a la entidad que representa a los productores brasileños de soya

Recomendados

La Asociación Brasileña de Productores de Soya (Aprosoja Brasil) repudia de forma vehemente la invasión y el saqueo de su sede en la mañana del pasado jueves 14 de octubre en Brasilia.

La entidad toma las providencias pertinentes junto con las autoridades policiales para identificar y responsabilizar a los involucrados por cada uno de los delitos cometidos.

Esta invasión cobarde es una afrenta al estado democrático de derecho y pone en riesgo la integridad física de sus colaboradores y asociados.

En el momento de la invasión, una empleada de la asociación que estaba en el recinto tuvo que esconderse dentro del baño por miedo a ser agredida por las más de 60 personas que participaron del acto delictivo.

A pesar del episodio, la entidad dirigida por productores seguirá representando a miles de productores rurales de todos los tamaños y de todos los estados brasileños que producen soya y maíz, granos esenciales para garantizar la alimentación de la población brasileña y de diversos países. Asimismo, trabajarán para enfrentar los distintos desafíos que se les presentan.

Al contrario de lo que dicen entender los invasores en sus pintas políticas, de que “la soya no llena el plato de comida”, la soya y el maíz producidos en la misma superficie como segunda cosecha son fundamentales para la producción de carnes, leche, aceites, huevos y sus derivados. El grano también se utiliza en la producción de medicamentos, cosméticos, tintas, colchones, neumáticos y hasta biodiésel, combustible ecológico que contribuye a la reducción de los efectos causados por la contaminación en los centros urbanos.

La siembra de soya contribuye a la generación y el mantenimiento de millones de empleos en el campo y principalmente en los centros urbanos, gracias a toda una cadena compleja de comercio, servicios y de logística que se hace necesaria con la producción rural.

Los insumos utilizados en el campo (máquinas, implementos, neumáticos, fertilizantes y plaguicidas) se producen y preparan en las ciudades, así como todo que se produce en el campo va a parar a los anaqueles de los supermercados, en las ciudades donde están instaladas las industrias.

Por lo tanto, manifestaciones como estas que ocurrieron en la sede de la Aprosoja Brasil no construyen nada de bueno y son el opuesto a lo que la sociedad brasileña necesita en este momento, que es unión, serenidad y equilibrio para superar los efectos de la pandemia y de la crisis económica que le siguió, generar empleos, combatir el hambre y cuidar de los más vulnerables. Y es con este espíritu que nos recubriremos para seguir trabajando.

 

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las novedades de la industria en la región

Gracias por suscribirse