No menu items!
27 junio, 2022
Lun, 27 junio, 2022

Aceite de palma “lubrica” más alzas para el negocio avícola

Desde el 28 de abril, Indonesia, el mayor exportador mundial de este ingrediente en la elaboración de alimento para aves, cerró sus exportaciones. Habría más impactos

Recomendados

Alexander Barajas
Alexander Barajas
Alexander Barajas Maldonado es Comunicador Social - Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de la ciudad de Medellín (Colombia). Cuenta con una experiencia periodística superior a los 25 años de vigencia en distintos medios impresos y digitales. También es un escritor de ficción galardonado en certámenes locales y nacionales colombianos. Se ha especializado en temas económicos, con énfasis en la producción avícola y nuevas tendencias de consumo, de lo cual escribe de manera ininterrumpida desde el año 2013. Ha sido consultor y conferencista de gremios, empresas y proveedoras avícolas, principalmente en su país de origen y Ecuador. Puede escribirle por correo electrónico: olsoal08@gmail.com.

Otra gota en una marea de costos para el productor de carne de pollo y huevos de mesa. Indonesia y Malasia, responsables del 85% de la producción mundial de aceite de palma, cerraron el grifo de sus exportaciones para tratar de ampliar la oferta interna y forzar una rebaja del precio final al consumidor interno.

Esta es la más reciente y drástica de una serie de medidas que, en el caso de Indonesia, han fracasado estruendosamente, por lo cual es probable que el bloqueo a las exportaciones sea temporal, dependiendo del resultado y siendo consecuentes con una realidad tozuda: su mercado interno no puede absorber toda su producción, ni siquiera aumentado a 60/40 la mezcla de su gasolina.

La oferta de aceites vegetales en el mundo apenas creció 2% en el último año, incremento engullido rápidamente por la voraz demanda de China, India y la Unión Europea. La guerra en Europa del Este también golpeó la oferta de otros sustitutos, como el aceite de girasol (Ucrania y Rusia producen el 75%).

Si bien el aceite de palma es un ingrediente minoritario en la formulación de los concentrados, estas noticias no hacen más que mantener altos los precios, incluso en países como Colombia, cuarto productor mundial, muy atrás de los asiáticos, aunque todavía autosuficiente.

De otros grandes productores no puede esperarse mucho. Las sequías en Brasil y la prevalencia del frío con fuertes lluvias en los Estados Unidos no presagian cosechas récord para este y otros aceites. Más allá del alza en los costos de elaboración del alimento concentrado, está el menor consumo y mayor inflación.

El comprador de huevo y pollo verá cada vez más golpeado su poder de compra, sumado al costo excesivo de combustibles y, por ende, del transporte (por el uso de aceites vegetales en mezclas carburantes). Además, el canal horeca ya prendió alarmas nuevamente por esto mismo, luego de una sensible recuperación a raíz de la catástrofe ocasionada por la pandemia.

El aceite vegetal comestible está en todo, no solo en los fritos de casa. En miles de alimentos procesados, en nuestros vehículos, en nuestras comidas preparadas afuera y en el concentrado de nuestras aves. Se sigue lubricando la rueda de la carestía y no se vislumbra cambios en el corto plazo.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Últimas noticias