No menu items!
24 enero, 2022
Lun, 24 enero, 2022

2022, un año clave para la sanidad avícola en Colombia

Con miras a una mayor competitividad exportadora, agremiación avícola y autoridad sanitaria colombianas prometen avances en sistemas informáticos, vigilancia epidemiológica y nuevas garantías al productor

Recomendados

Alexander Barajas
Alexander Barajas Maldonado es Comunicador Social - Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de la ciudad de Medellín (Colombia). Cuenta con una experiencia periodística superior a los 25 años de vigencia en distintos medios impresos y digitales. También es un escritor de ficción galardonado en certámenes locales y nacionales colombianos. Se ha especializado en temas económicos, con énfasis en la producción avícola y nuevas tendencias de consumo, de lo cual escribe de manera ininterrumpida desde el año 2013. Ha sido consultor y conferencista de gremios, empresas y proveedoras avícolas, principalmente en su país de origen y Ecuador. Puede escribirle por correo electrónico: olsoal08@gmail.com.

Si se cumple con lo prometido en distintos foros sectoriales a los cuales asistimos en 2021, el año nuevo vendrá con significativos avances normativos y estructurales para la avicultura colombiana, una de las más dinámicas y tecnificadas de la América Hispana.

Para empezar, recuerdo haber escuchado a Jorge Sosa Franco, líder del programa de Sanidad Aviar dentro del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA, autoridad sanitaria), informando sobre avances superiores al 25% en el montaje de un nuevo Sistema de Sanidad Aviar, que en algún momento de 2022 deberá estar en pleno funcionamiento.

“La meta es que se pueda consultar y generar trámites desde un celular. Será un piloto para el ICA y el país, pues permitirá compartir en tiempo real informes, resultados de laboratorio, notificaciones, certificación de granjas avícolas bioseguras, procesos de importación y exportación. Todo se integrará en un solo sistema para hacerlo más amable de cara al usuario, más rápido y eficaz”.

Este avance informático (que serviría entre otras cosas para avalar trazabilidad) vendría a respaldar el enorme esfuerzo que como país se viene dando, por ejemplo, desde 2014 para lograr erradicar la enfermedad de Newcastle, que hasta marzo de este año 2021 era considerada endémica en Colombia, frenando así sus posibilidades exportadoras.

La autodeclaratoria en tal sentido fue respaldada por la OIE a mitad de año, un espaldarazo que como positiva bola de nieve viene incluyendo más avances que rebasan el combate al Newcastle en sí. En este sentido, se someterán a consultas los contenidos de futuras resoluciones que buscarán mantener el nuevo estatus sanitario alcanzado.

Sosa comentó que se trabaja en la estructuración de un sistema de compensaciones económicas por sacrificio sanitario, lo que otorgaría un alivio al productor afectado. Estas compensaciones sólo se otorgarían a propietarios de granjas avícolas con certificado de bioseguras y que hayan dado el aviso oportuno de la anomalía sanitaria a las autoridades.

También se espera otra resolución que facilite la tercerización de algunos servicios del ICA en materia de vigilancia epidemiológica y análisis de laboratorio para diagnósticos más oportunos. Otro ítem a destacar es la compra por parte de dicho instituto de equipos pensados para la atención urgente de episodios sanitarios.

“Ya compramos equipos para el sacrificio masivo de aves, si es del caso, y vamos a capacitar a nuestros funcionarios y a los operarios avícolas de las empresas en su manejo. Estamos recibiendo cámaras de gas portátiles, ideales para traspatios con más de 50 aves y menos de 200. Para instalaciones industriales mayores, gestionamos equipos de espuma”, explicó el funcionario.

Desde luego, seguirá profundizándose en actividades de vigilancia activa y pasiva, bioseguridad, vacunación, control de biológicos y formación en procedimientos claves ya estandarizados como sacrificio sanitario, limpieza y desinfección, vacío sanitario, centinelización, disposición de mortalidad y vacunación alrededor del lote infectado.

Todo esto es posible por la decisión política gubernamental y el complementario aporte económico gremial a través de los recursos del Fondo Nacional Avícola (Fonav), administrado por la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi).

Quedamos atentos a lo que parece será una seguidilla de buenas noticias para la avicultura colombiana en 2022. ¡Que así sea!

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las novedades de la industria en la región

Gracias por suscribirse