No menu items!
2 diciembre, 2022
Vie, 2 diciembre, 2022

Impacto del clima en Argentina: la siembra retrasada de maíz complicará el engorde 2023

El faltante de cereal pegará de lleno en los corrales el año próximo, en un contexto en el que el negocio ya se encuentra afectado por la sequía y la caída del precio de la hacienda.

Recomendados

El impacto del clima también se hace sentir en la actividad ganadera, a partir del retraso en la siembra de maíz. En este contexto, los feedlots no paran de sumar malas noticias.

Con una rentabilidad erosionada, a partir del aumento del costo de los insumos y un valor de la hacienda de consumo que no repunta, en el horizonte aparecen nubarrones en forma de faltantes del cereal.

«Estamos en un momento de una tormenta perfecta. Lo que marca el gran tema en la Argentina es sin dudas la sequía. La estimación de siembra bajó de 23% a 13%. Esto va a incidir también en el índice de preñeces», advirtió Raul Milano, Director Ejecutivo de Rosgan (Mercado Ganadero de Rosario)

Por otro lado, auguró que «nuestra carne es la mejor y el mundo lo sabe, tal vez hay que trabajar más en la trazabilidad para que al consumidor le llegue el corte que pide. Y le llegará de la mano de algo que no se puede comparar que es el expertise que tiene la Argentina».

Ante este escenario, los productores estarán obligados a incrementar la eficiencia a campo, a fin de evitar más caídas en el volumen de producción total de carne.

Según explicaron los especialistas del mercado rosarino, el foco volverá a centrarse en la necesidad de reforzar las invernadas pastoriles, en la medida que los campos logren salir de este esquema de seca.

De acuerdo a modelos climáticos de largo plazo, comienza a reforzarse la probabilidad de transitar un verano más neutral en cuanto a precipitaciones, para dar paso finalmente a un ciclo 2023/24 climáticamente más benigno. De concretarse estos pronósticos, podría llegar un cambio de ciclo ganadero.

LAS ÚLTIMAS LLUVIAS NO ALCANZAN

Pero más allá de la intención de los invernadores, las últimas lluvias recibidas son insuficientes para abordar un proceso de recría.

“Por el contrario, grandes zonas invernadoras siguen con serios problemas para retener la hacienda y muy probablemente, de no lograr una recuperación pronta, en los próximos meses podría comenzar a verse una salida temprana de terneros livianos”, puntualizaron.

Por su parte, los feedlots, permanecen demasiado llenos para los números que ofrece el engorde en estos días. La baja de la invernada no termina de compensar el  incremento de costo que genera la suba del maíz.

Como agravante, alertaron que la caída en las siembras de maíces tempranos restringirá fuertemente la disponibilidad del grano durante la primera mitad del año.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Últimas noticias