No menu items!
26 noviembre, 2021
Vie, 26 noviembre, 2021

Vacunas atenuadas por precocidad para prevenir coccidiosis

El uso de vacunas vivas frente a la coccidiosis en pollos de engorde ha demostrado ser una solución muy eficaz ante la creciente resistencia a los coccidiostatos mostrada por los parásitos de Eimeria spp.

Recomendados

El uso de vacunas vivas frente a la coccidiosis en pollos de engorde ha demostrado ser una solución muy eficaz ante la creciente resistencia a los coccidiostatos mostrada por los parásitos de Eimeria spp.

En la producción avícola de pollo de engorde, una de las decisiones más importantes que se deben tomar con el fin de preservar o de mejorar los resultados zootécnicos y financieros es el diseño de un tratamiento preventivo para el control de la coccidiosis. Por lo general, en estos programas se utilizan fármacos coccidiostatos en el alimento, productos que tradicionalmente ha sido considerados suficientes para el control de la enfermedad de coccidiosis.

Sin embargo, se ha constatado que el grado de resistencia de Eimeria spp. frente a los coccidiostatos se sigue incrementando, incluso a pesar de realizar rotaciones de distintos productos durante y entre ciclos de producción. Ello es debido al uso continuo y excesivo de las mismas moléculas anticoccidiales, ya que no se han incorporado nuevos principios activos en los últimos 30 años.

Además, la tendencia creciente de los consumidores y autoridades a demandar productos de origen animal producidos sin el uso de antibióticos, anticoccidiales y otros fármacos, junto con el riesgo de contaminación de estas producciones animales por las altas dosis de coccidiostatos necesarias, han llevado al sector avícola a la búsqueda de alternativas para el control de la coccidiosis.

Ante esta situación, la vacunación supone la principal alternativa para la protección de las aves frente a la enfermedad.

Y puede serlo como único método de prevención, vacunando continuamente todos los ciclos productivos o, y este es el método más utilizado actualmente, mediante una rotación de varios ciclos continuos usando vacunas (2-4 ciclos) en el mismo galpón, alternando con otros ciclos en los que se incluyan coccidiostatos en el alimento.

Mediante este último método de rotación, tras varios ciclos continuos de vacunación, se consiguen reemplazar las cepas de campo de Eimeria spp., resistentes a los coccidiostatos, por cepas vacunales que son completamente sensibles a todos los fármacos anticoccidiales. Así, estos se pueden volver a incluir en el alimento en los siguientes ciclos, recuperando su rendimiento para los siguientes 3-4 ciclos productivos.

Cuando nos referimos a vacunas frente a coccidiosis, es importante señalar que las disponibles en el mercado se pueden diferenciar entre no atenuadas (cepas de Eimeria spp. salvajes), atenuadas (cepas de Eimeria spp. modificadas para reducir su virulencia) y cepas atenuadas por precocidad (cepas de Eimeria spp. seleccionadas genéticamente para reducir su capacidad de replicación). Con las vacunas vivas atenuadas por precocidad se pueden evitar todos los problemas secundarios que tradicionalmente se han venido asociando al uso de vacunas frente a la coccidiosis, debido a la agresividad de estas cepas no atenuadas o poco atenuadas.

En este artículo se van a revisar brevemente algunos estudios de campo realizados en países del norte de Europa para demostrar la eficacia del uso de vacunas atenuadas por precocidad en el control de la enfermedad de coccidiosis y en la recuperación de la sensibilidad del parásito a los fármacos anticoccidiales.

Estudio 1: Rotación de campo en Bélgica y Países Bajos (parámetros zootécnicos)

Se vacunaron 7 galpones pertenecientes a 2 granjas, en una de ella se hicieron 2 ciclos consecutivos de vacunación, y 3 ciclos en la segunda granja (1.250.000 pollos en total).

Se evalúo el impacto de una vacuna viva atenuada por precocidad al rotar con un programa “shuttle” tradicional con nicarbacina/narasina y salinomicina.

Ambas granjas estaban consideradas por los supervisores veterinarios, antes de la vacunación, como granjas con riesgo de coccidiosis. Los signos de la enfermedad eran frecuentemente evidentes, a través del número de ooquistes por gramo (OPG), grado de lesiones o presencia de sangre en heces.

Se evaluaron los resultados comparativos obtenidos en estas granjas de los principales parámetros zootécnicos de los lotes de aves anteriores a la vacunación (CAV), durante la vacunación (CDV) y después de la vacunación (CPV).

La vacunación anticoccidial aplicada en las granjas mostró una mejora global de los resultados productivos, sobre todo al volver a incluir coccidiostatos en el alimento: menor conversión alimenticia y mortalidad, mejor ganancia media diaria (GMD) y mejor índice de Eficiencia Europea (FEEP).

En general podemos concluir que no hubo diferencias estadísticamente significativas entre antes y durante la vacunación. Por el contrario, en términos absolutos de mortalidad, CA2000 (conversión alimenticia corregida a 2000 g) y el FEEP mejoraron durante la vacunación.

Gráfico 1:Conversión alimenticia corregida a 2.000 g. Los valores con distintos superíndices son estadísticamente diferentes en P> 0,05 por un análisis de varianza unidireccional (ANOVA)

La situación después de la vacunación es muy importante: los resultados absolutos de prácticamente todos los parámetros fueron mejores en comparación con los de la vacunación, mientras que la GMD, la CA2000 (Gráfico 1) y el FEEP fueron estadísticamente mejores que antes y durante la vacunación.

Como consecuencia, parece claro que el uso de una vacuna viva atenuada por precocidad promueve la restauración de la sensibilidad a los coccidiostatos de las cepas de campo de Eimeria spp. También fue interesante observar que la vacunación parece reducir la mortalidad de forma más eficaz que cuando se utilizan anticoccidiales.

Estudio 2: Rotación de campo en Bélgica (parámetros zootécnicos)

En este estudio de campo se vacunaron 8 granjas (25 galpones en total). El número de ciclos por galpón en el que se aplicó la vacuna osciló entre 2 y 6, con una media de 4,3 ciclos consecutivos vacunados. Esto dio un total de 112 lotes vacunados, con un total de 2.330.000 pollos de engorde. Las granjas presentaban antecedentes de haber practicado un uso excesivo de ionóforos monovalentes y/o nicarbazina, lo que provocó brotes de coccidiosis clínica. Antes de la vacunación, se llevó a cabo un programa «clean up» (utilización de un coccidiostato químico en programa completo) en aproximadamente la mitad de las naves, con el objetivo de reducir la presión de infección inicial por coccidiosis y aumentar al máximo las probabilidades de que las cepas de la vacuna repoblasen la nave.

En este estudio también se registraron los resultados zootécnicos correspondientes a lotes de pollos anteriores a la vacunación (CAV), durante la vacunación (CDV) y después de la vacunación (CPV).

Gráfico 2: Porcentaje de mortalidad. Los valores con distintos superíndices son estadísticamente diferentes en P> 0,05 por un análisis de varianza unidireccional (ANOVA)

Los datos obtenidos en el estudio mostraron que no había diferencias significativas en la ganancia de peso diaria, el peso corporal, el índice de conversión del alimento y los factores de eficiencia de producción europeos entre los ciclos producidos con fármacos anticoccidiales (antes de la vacunación para la coccidiosis) y los ciclos producidos durante el uso de una vacuna atenuada por precocidad frente a la coccidiosis. Además, la mortalidad mejoró significativamente en los ciclos vacunados y post-vacunación (Gráfico 2).  Adicionalmente, los ciclos posteriores a la vacunación mostraron claramente una conversión del alimento y un FEEP significativamente mejores en comparación con los ciclos anteriores a la vacunación. Estos resultados, como en el estudio anterior, son la consecuencia de la resensibilización de la población de Eimeria spp. a los coccidiostatos.

Estudio 3: Rotación de campo en Bélgica (consumo de medicamentos)

Este último estudio muestra el efecto del uso de una vacuna frente a la coccidiosis atenuada por precocidad en el consumo de medicamentos en 21 granjas (56 galpones en total). Esto dio lugar a un total de 5.404.000 pollos vacunados. Las granjas tenían antecedentes de brotes de coccidiosis clínica graves. Las condiciones fueron semejantes a las del estudio anterior, con un programa «clean up» usando un coccidiostato químico previamente a la vacunación, y la vuelta tras esta a su programa original basado en ionóforos monovalentes y/o nicarbazina.

Los resultados se clasificaron en 3 grupos: 1) resultados de ciclos antes de la vacunación («CAV»; 5,15 ciclos por galpón, de promedio), 2) ciclos durante la vacunación («CDV»; 4,02 ciclos por galpón) y 3) ciclos tras la vacunación («CTV»; 3,87 ciclos por galpón).

Los tratamientos se clasificaron en tratamientos para la coccidiosis y tratamientos antibióticos gastrointestinales. Para cada uno de ellos se calcularon los días de tratamiento por ciclo y la cantidad de molécula activa por kg de pollo (peso promedio).

 

Con los resultados de este último estudio se pudo corroborar que, mediante la vacunación, además de la reducción del uso de productos anticoccidiales, se produjo también un efecto positivo indirecto sobre otras enfermedades, debido a una mejora global de la salud intestinal. Debido ello, la cantidad de antibióticos utilizados para enfermedades entéricas disminuyó durante y después de la vacunación (Gráfico 3).

Gráfico 3: Gramos de medicamento antibiótico intestinal utilizado por cada kilogramo de carne producido

Los resultados de todos los estudios anteriores demuestran que aplicar una vacuna frente a la coccidiosis atenuada por precocidad en un programa rotacional es una muy buena solución para mejorar el rendimiento zootécnico de los pollos de engorde y, adicionalmente, para responder a las recientes normativas relativas a la resistencia antimicrobiana.

Autores: Luis Pantoja y Joan Molist, Unidad de Negocio de Avicultura HIPRA.

- Advertisement -spot_img

Más Artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe todas las novedades de la industria en la región

Gracias por suscribirse